Descubre el brillo de Verónica Villicaña y La Luciérnaga Teatro

Actualizado: 6 de abr de 2019

Las expresiones artísticas se encuentran en donde menos lo esperas. Las situaciones de la vida diaria podrían parecer un obstáculo para desarrollar habilidades; sin embargo, entre esta rutina puedes encontrar un momento que te lleve a tu pasión, al arte o al teatro.



Recorrido especial


A los catorce años, la talentosa dramaturga y actriz queretana Verónica Villicaña encontró el camino ideal para trazar sus sueños: ser actriz de obras de teatro, gracias a que en la Preparatoria Oficial de Celaya ingresó a su primer taller de este arte, en donde conoció todos los elementos importantes para desarrollar sus habilidades, hasta ingresar a la licenciatura en Teatro en la ciudad de Morelia, Michoacán.


Durante una entrevista para Puerta Escénica, Verónica Villicaña relató cómo fue el proceso para convertirse en una talentosa actriz y dramaturga; no por nada sus ocho años de experiencia la ha llevado a formar parte de diferentes foros y compañías.


Obra: “Pesadilla de una noche de verano" de Oscar Liera

El camino no ha sido fácil. Verónica se enfrentó a diferentes rocas que la hacían tropezar, pero que no le permitieron dejar sus sueños; incluso, temía que sus padres no entendieran su pasión, porque en ocasiones escoger una carrera diferente a lo tradicional puede ser un conflicto.


Sin embargo, la actriz y dramaturga no se dio por vencida, enfrentó problemas familiares y, principalmente, económicos, hasta lograr cumplir con sus sueños. Tal y como lo comentó la propia Verónica:


“Lo difícil es aguantar, superar esos momentos de crisis económica, o usarlos para emprender proyectos propios. Lo más común es dudar: dudas de lo que has hecho, de lo que esperas hacer, de tus capacidades, de todo, y entonces la crisis económica se vuelve crisis existencial y se pone más dramática la cosa. Luego la superas y ni te acuerdas”.


Obra: "Salomé: Paisaje del Amor Mutilado” adaptación propia del texto de Oscar Wilde.

Además, la artista desempeñó su carrera en Michoacán, estado donde, de acuerdo con Verónica, es más complicado encontrar espacios para desarrollarse artísticamente; entre los conflictos políticos y económicos, los teatreros se han enfrentado a la escasez de programas culturales y apoyos monetarios.


La situación anterior provoca que los artistas tengan pocos recursos para realizar sus puestas en escena, traslados o incluso pagos, pero también logró impulsar a los verdaderos talentos locales para que encontrar y forjaran su camino sin la necesidad del apoyo de una administración gubernamental.


Así lo compartió Verónica Villicaña:


“Se ha perdido el apoyo institucional, pero ha ganado la producción independiente, pese a todas las adversidades. Ese esfuerzo hay que reconocérselo a los grupos locales que no han dejado de producir”.


Gracias al entusiasmo, la entrega y las ganas de contar una historia, la artista comenzó a presentar sus propias historias, las cuales surgen a partir de la necesidad de querer presentar una situación que la audiencia tenga la intriga de escuchar o encontrar la solución.


Es decir, Verónica encontró la forma de narrar historias dedicadas para los jóvenes, en donde sus experiencias personales o familiares la motivaron a escribir y actuar sobre situaciones que le hubiera gustado escuchar en su niñez, y aunque la mayoría de los acontecimientos ya se han contado, la actriz aseguró que siempre debes mantener el entusiasmo para impulsar relatos desde nuevas perspectivas.


Incluso, dentro de la idea de explotar las historias desde un punto de vista diferente, la actriz aconseja a las nuevas generaciones asumir el teatro como una profesión y no un pasatiempo.


Obra: “La niña que navegó entre las estrellas” de Bryan Vindas.


Sin duda, Verónica ha desarrollado una larga trayectoria siguiendo sus sueños y anhelos. Al momento se encuentra realizando el montaje Paisaje del Amor Pixelado, de su propia autoría y dirigido por Everth Yamil García Islas, producción que forman parte de su grupo artístico La Luciérnaga Teatro.


De hecho, la artista espera continuar puliendo sus habilidades como dramaturga y actriz; además, busca que su compañía teatral siga creciendo para presentar obras que toquen las fibras de los espectadores.


Obra: “Un día soñé a Curicaueri” de Hasam Díaz.

Puerta Escénica - Tu acceso al arte.

¿Te gustaría saber cuáles son los siguientes proyectos de Verónica Villicaña y La Luciérnaga Teatro? ¡Visita nuestras redes sociales para saberlo!

#Teatro #VerónicaVillicaña #LaLuciérnagaTeatro

35%
Recibe hasta un 35% de descuento en tus boletos al comprar en nuestro portal. Boletos limitados por evento.
Próximos eventos
Tentaciones Inofensivas Online
Sin Espacio Lugar ni Tiempo
Tarde me amé
El bosque se está incendiando
Super Machines
El bosque se está incendiando
Vete a la virgen
Super Machines
El bosque se está incendiando
Vete a la virgen
Super Machines