baner Puerta cuarto acto.jpg
Cartel-bojiganga.jpg

Recibe "La Cartelera Digital" de eventos culturales independiente en tu correo y celular, SUSCRÍBETE

El sentir del dramaturgo

Con la inquietud de saber qué piensan los dramaturgos cuando otros artistas montan sus obras, Puerta Escénica entrevistó a Zuhaam del Pozo, Humberto Robles, Marcelo Romero y Alejandro Juárez para conocer sus opiniones al respecto.



Con la obra de teatro "Tarde me amé" Zuhaam del Pozo descubrió su habilidad por la escritura dramática, misma que ha tenido gran aceptación entre jóvenes (en especial mujeres) que estudian el nivel media y media superior. También ha escrito y dirigido su drama "Tentaciones Inofensivas" con el tema del alcance de la pornografía en los jóvenes, y "Trampas en el amor", estos montajes los ha realizado con su casa productora FomArte.




El arte de escribir un texto para ser representado en la escena, una obra que provoque cuestionamientos, que entretenga, conmueva, inquiete, provoque y que hable de temas universales. Otras veces que aborde temas actuales y locales (aunque el texto sea efímero) pero relevante para el público, que tenga un compromiso y una postura frente a la sociedad en la que vivimos - Humberto Robles


Humberto Robles es un escritor honesto con los temas actuales, tiene 30 obras de teatro, varios espectáculos de cabaret y diversos textos para eventos político-culturales. Las más emblemáticas son: "Mujeres de Arena" (obra más representada - 190 grupos en 21 países en tres continentes), el monólogo "Frida Kahlo Viva la Vida", "La noche que jamás existió" y "Ni princesas Ni esclavas" (teatro cabaret)


Plasmar de una manera consciente y reflexiva temas sociales y reales, observando y analizando a mi alrededor, para que quién lea mis textos pueda hacer conciencia, ofreciendo información que tal vez no sabía y de esta manera, le ayude a su formación. - Zuhaam del Pozo

Por representar una etapa importante en su vida profesional, Alejandro Juárez escribe "El maravilloso viaje de Rebeca", texto que ayudó a su definición por el camino del arte teatral, y con su cía. Muñecos de la Calle transmite el amor al teatro a nuevas generaciones, también cuenta con otros 17 textos dramáticos y 9 adaptaciones,



Es el arma y la herramienta poderosa del escritor creativo escénico. Desde el escritorio, la hoja de papel o la computadora, se empieza el trabajo del teatro. Las ideas que llegan lo hacen cual marabunta literaria y uno debe darles forma. La dramaturgia se ha convertido en una forma de escape de la realidad, para escribir cosas irreales, que al final, ayudan a nuestra realidad. - Marcelo Romero

Entre monólogos, obras para niños, para jóvenes, farsas, dramas, algunos sketches, teatro de época, etc, el versátil y talentoso Marcelo Romero cuenta con más de 50 textos dramáticos como son: "El último Virrey", "Las ánimas benditas", "Adiós, mi dulce luna", "Adiós, mi dulce sol", "Catrinas Moridas, Vampiros Pelones", la pastorela "Historia de lo que fue y aconteció en el coloquio cuando la pastorcita Juanita conoció al Santanísimo Lucifer y al angelísimo San Miguel" entre otros.



Es la posibilidad de darle vida a aquellas historias que necesitan ser contadas y darle voz a aquellos personajes que necesitan ser escuchados. - Alejandro Juárez


¿CÓMO HA SIDO SU EXPERIENCIA DE PODERSE DESPRENDER DEL TEXTO PARA QUE OTROS LA MONTEN? ¿QUÉ SENTIMIENTOS EXPERIMENTARON O ESTÁN EXPERIMENTANDO ANTE ESE SUCESO?


Al asumirse como dramaturgo se debe entender que va a existir un director, directora, múltiples directores o colectivos que van a interpretar una obra para llevarla a escena. A veces muchos dramaturgos hemos dirigido nuestras obras, pero es muy probable que haya otros que quieran hacerlo. Se debe estar consciente de que habrá muchas personas involucradas en un montaje que van a interpretar el texto que uno escribió. Es por ello que se debe ser lo más claro, lo más preciso en lo que se escribe para que la interpretación sea lo más apegada al discurso que se quiere dar. Por otro lado, habrá directores que vean ese mismo texto desde otra perspectiva, una que jamás imaginó uno, y sigue siendo válida para decir lo que se propone. Mientras haya compromiso, verdad, trabajo y pasión, la mayoría de las interpretaciones o re-interpretaciones serán correctas y eso es algo que el dramaturgo debe entender; si no está dispuesto, será mejor dedicarse a otro tipo de literatura donde hay menos posibilidades para otras interpretaciones. Humberto Robles



Hasta el día de hoy solo dos adaptaciones mías han sido consideradas para montajes escolares. De ahí en fuera todas mis obras han sido presentadas en mi compañía teatral, lo cual me complace. Sin duda alguna ha de ser una experiencia difícil; en mi caso, dentro de mi compañía este año una de mis actrices dirigirá una obra mía, y aunque estoy dentro del montaje como actor, si se siente algo diferente. Sin embargo, debo reconocer que es un proceso que debe comprenderse y superarse. Alejandro juárez

Hasta el momento no se ha prestado el caso de que alguien más monte mis textos, pero como autora del texto, siempre me ha gustado que respeten la trama sin importar la manera en que se dirija, monte o maneje la escenografía, pero que no se le cambie el sentido al texto, ya que como escritores sabemos porqué escribimos cada una de las palabras que hay en cada una de nuestras obras y al modificarlas, le cambian el sentido, incluso hasta el mensaje completamente a la obra. Zuhaam del Pozo



Me formé en una época donde se montaban las obras de los dramaturgos nacionales que ya estaban publicadas. Los que ya tenían un re-nombre, por así decirlo. Casi no había el "teatro de autor local". Actualmente sigue habiendo muy pocas personas, a mi parecer, que escriben dramaturgia, incluso aunque hayan estudiado la carrera. Los pocos que lo hacen las montan ellos mismos, y no quieren compartir el texto y no les ha interesado publicarlo. Jamás he entendido por qué. Desde 2017 vivo un frenesí por compartir mis textos, sea que estén estrenados o no. Sí, pasé por una etapa de no querer compartirlos por temor al plagio, pero luego supe que la única forma de llegar a más personas era dejar que mis hijos literarios recorrieran el mundo solos. Actualmente, cualquier persona que me contacta por redes sociales y me pide textos, les digo que estoy encantado de mandárselos. Marcelo Romero


¿QUÉ RECOMENDACIONES DARÍAN PARA LOS PRODUCTORES Y DIRECTORES QUE QUIERAN MONTAR SUS OBRAS?


Creo que el respeto es lo más importante. El que se respete el texto dramático es esencial. Y obviamente dar crédito al dramaturgo del cual fue responsable de la estructura dramática. Alejandro Juérez

Si quieren montarlas que me pidan permiso, que hasta ahora jamás he negado. Y que me inviten. Pero que sea una invitación muy formal no sólo para mi sino para el dramaturgo en general. Espero que las compañías en el futuro contemplen, dentro de su presupuesto, el poder tener al dramaturgo de la obra por lo menos en una función. Considero que sería un "excelente forma de pago" por sus derechos. Actualmente creo que cualquiera se sentiría emocionado de saber que uno de sus textos se montan en otra parte del país o en el extranjero. Marcelo Romero


Primero agradezco que, de entre tantas obras que existen en el mundo, elijan una mía. Después espero que, a partir de la creatividad de cada grupo, haya un trabajo profundo para llevar la obra a la escena, es decir, que haya análisis de texto, suficientes ensayos, respeto, compromiso y comprensión por el discurso que tiene cada obra, lo que se quiere decir. Humberto Robles

Que analicen bien los textos. Que si tienen dudas sobre el texto, le pregunten al escritor, claro si aún vive y es posible que tengan contacto con el. Que si la han visto montada por otras compañías, analicen que tenga relación el montaje con el texto original. Al final es un trabajo en equipo, porque yo te doy el texto y el director tiene la responsabilidad de estudiarlo, interpretarlo y llegar al análisis correcto para montarlo y se rescate el verdadero mensaje que el autor plasmó. Zuhaam del Pozo

¿DE QUÉ FORMA ES VALORADO EL PAPEL DEL DRAMATURGO EN EL ÁMBITO SOCIAL? ¿REALMENTE SE LE RECONOCE?


Creo que es una palabra rara ya. Habría que pensar en qué mundo social un dramaturgo podría ser reconocido por su labor. Creo que no hay mejor reconocimiento para el dramaturgo que el que lo pongan en los créditos, carteles y publicidad de la obra. Él o ella también son parte de la compañía. Marcelo Romero


Yo creo que muy pocas veces. En el ámbito del espectáculo por supuesto que sí, pero en el ámbito social, de grupos independientes, sólo se le reconoce entre los mismos compañeros; nuestro público seguidor y que es constante en las funciones. Zuhaam del Pozo

En México, el grueso de la población desconoce las palabras “dramaturgia” y “dramaturgo”, mucho menos qué es y cuál es su labor. Hay reconocimiento, a veces, en el reducido y elitista mundo teatral. En otros países se reconoce un poco más el trabajo del dramaturgo e incluso eligen montar las obras -o el público asiste- justamente por el autor que las escribió. Es difícil que el nombre de un dramaturgo trascienda más allá del ámbito teatral, pero no imposible. Para mí, lo más importante es que trasciendan las obras por ellas mismas más allá de mi nombre. Humberto Robles

Dentro del ámbito Teatral, los ejecutantes, respetamos por mucho al dramaturgo. Pero fuera de este ámbito no es reconocido siento yo, quizá por falta de conocimiento. Alejandro Juárez


¿QUÉ ENSEÑANZAS O REFLEXIONES HAN DEJADO SUS TEXTOS?


En mis textos se han plasmado momentos significativos, como lo es el encuentro con seres queridos, con familiares cercanos y con uno mismo. Se ha hablado del amor de pareja, de familia y personal. Se ha ejemplificado la importancia de seguir tus sueños, como la importancia de saber ¿quién soy? En mis textos no trato de enseñar algo en específico, más bien, pongo sobre la mesa cuestionamientos de vida, ofreciéndoles al público la opción, si así lo quieren, de contestarlas. Alejandro Juárez

Aún nadie me ha dicho si le ha dejado una enseñanza o reflexión. Cuando escribo mis obras, muchas veces no pienso en qué fin puedan llegar a tener en la mente del espectador. Para mi es una aventura extraordinaria no saber qué opiniones vendrán del público que ve mis obras o de aquellos que las leen. Pero cuando las recibo me siento emocionado. Marcelo Romero

Con mis textos, veo que el público después de cada función (por comentarios y en ocasiones por la retro-alimentación que se realiza a final de cada obra), va reflexionando sobre su vida diaria, y en algunas personas percibo que aprenden algo nuevo, sobre todo en los jóvenes. A los padres de familia inspira llevar a sus hijos a ver las obras, a los maestros recomendarlas a escuelas; y a darse cuenta que como adultos, tenemos mucho que pensar, aprender y mejorar para guiar a los más pequeños. Y en los jóvenes a reflexionar sobre el hoy y sobre el después en que toda causa siempre tendrá un efecto y no siempre será positivo. Zuhaam del Pozo

El común denominador de mis obras es la crítica social abordando diversos temas: feminicidios, diversidad sexual, pederastia clerical, sátira política, con personajes rebeldes e inconformes ante su realidad; todo esto en diversos géneros: comedia, farsa, teatro-documental, teatro-histórico, y creo que eso es lo que hace que se monten tanto y tengan tan buena acogida entre los espectadores. Mis obras de teatro-documental como “Mujeres de Arena”, “Nosotros somos los culpables” o “Las flores de Atenco” han servido como herramienta de lucha y resistencia para varias ONG. Estas obras provocan que el público se adentre en realidades que desconocía o que no conocía del todo. Los espectáculos “Mujeres sin Miedo: Todas somos Atenco” sirvió para recaudar fondos para los y las presas de la represión de Atenco, así como para informar de los hechos que sucedieron en mayo de 2006 y convocar a la gente a protestar y manifestarse; luego, a partir de esos espectáculos, escribí “Las flores de Atenco”. En el caso de “Mujeres de Arena” ha sido apoyada por diversos colectivos de derechos humanos como el Comité Cerezo u organizaciones como Amnistía Internacional; la obra ha sido declarada de interés municipal en dos ciudades argentinas, se ha montado en teatro penitenciario y hay una tesis italiana sobre ella. “Nosotros somos los culpables” ha servido para mostrar en escena la tragedia de la Guardería ABC, y ha sido útil para los padres y madres que luchan por la justicia y el fin de la impunidad en torno a este caso. Todas estas obras las enmarco en lo que Brecht llamaba Teatro Útil: hacer teatro con sentido social para el presente que estamos viviendo. Mis obras han logrado impactar a muchas personas, público y hacedores teatrales, de muchos países que utilizan estas obras para reflexionar sobre la realidad que vivimos, hoy y ahora. Humberto Robles




Agradecemos el tiempo de cada uno de nuestros estimados dramaturgos que compartieron su sentir con su labor en la escritura teatral.

  • Telegram
  • whast apps