baner Puerta cuarto acto.jpg
Cartel-bojiganga.jpg

Recibe "La Cartelera Digital" de eventos culturales independiente en tu correo y celular, SUSCRÍBETE

El sueño de Romy Quiroz y Klepka Producciones

Actualizado: 22 de mar de 2019

La producción audiovisual, tiene diferentes retos que pueden hacer que un artista independiente continúe con su sueño o lo deje para siempre, pensando que no es el momento ni la profesión que quiere; los productos, ya sean para televisión o cine, se vuelven una pesadilla.



Al menos eso es lo que afirmó la cineasta Romy Quiroz para una entrevista con Puerta Escénica, donde contó su experiencia de estar en televisión con una de las periodistas de deportes más importantes de la actualidad hasta convertirse en una productora cumpliendo su sueño.


Podría parecer que la mayoría de los productores y cineastas comienzan buscado el recurso monetario para financiar sus proyectos, como cualquier otro profesionista, pero Romy encontró una especie de fórmula para hacer lo que quería, con lo que tenía y sin recibir cantidades exuberantes de dinero; muchas veces, incluso, nada.


Tal y como lo comentó la cineasta:


“Comenzamos a hacer pequeños trabajos sobre temas que queríamos, lo hacíamos por gusto y no por crear un servicio social. Nos dimos cuenta de que podíamos hacerlo sin cobrar, solo por contar una historia”.

Fue así que Romy Quiroz comenzó a planear lo que hoy en día es KLEPKA Producciones, una empresa encargada a crear productos audiovisuales de diferentes categorías surgida en 2008, perfecto para combinar la pasión por mostrar una situación, un relato o una vivencia cinematográfica con proyectos que le permita a ella y a los integrantes de la compañía una ganancia económica.



KLEPKA Producciones ofrece desde los clásicos servicios para eventos sociales, talleres para aprender sobre el mundo del cine y la producción, hasta proyectos ganadores de diversos premios a nivel internacional, que en su mayoría son dirigidos por Romy Quiroz.


Sin embargo, antes de obtener los premios y las grandes menciones en los festivales de cine independiente más importantes de México y América Latina, la cineasta con corazón poblano pasó por un largo camino relacionándose con muchas personas del medio, principalmente de la televisión.


Luego de haber creado el documental Bravo, en donde contó con el apoyo de la Asociación Protectora de Animales, Romy tuvo la oportunidad de participar en un rodaje que mostraba la fiesta de los toros en Tlacotalpan, Veracruz, pero no como directora, sino como camarógrafa, lo que se volvió en un importante desafío, ya que era una nueva área que tenía que dominar.


A pesar de no haber tenido un pago por el proyecto en Veracruz, Romy conoció a varios productores y personas importantes, entre ellas a un editor que la conectó con Inés Sainz Gallo, periodista de deportes que ganó su fama por forma parte de la cadena televisiva mexicana TV Azteca.


En ese momento, Romy aceptó trabajar para Top Rank Las Vegas, cubriendo eventos deportivos como camarógrafa, demostrando que las mujeres también pueden involucrarse en este mundo considerado de hombres.



Como era de esperarse, la presión para la cineasta fue dura. Como ella lo explicó, los ritmos en televisión son más rápidos y metódicos, a diferencia de los encuadres libres y creativos que puedes realizar en un corto o proyecto independiente, pero más allá de las complicaciones técnicas, la cineasta vivió en carne propia el rechazo del país vecino, no solo por ser mexicana, también por ser mujer.


Esto no era lo que Romy quería hacer toda su vida, no quería recibir las críticas machistas insultantes, ni estar bajo el estrés de los programas de televisión; después de ayudar a Inés en la cobertura de La Semana del Box: Manny Pacquiao y Shane Mosley, la cineasta volvió a casa.



Como lo narró Romy Quiroz:

“Fue una experiencia muy dura. Los ritmos en televisión son muy rápidos y no me gustó el medio en el que se desenvolvía mi trabajo; no estaba preparada para este reto”.

Una vez en Puebla, Romy comenzó a reestructurar su casa productora, agregando los espacios determinados para las diferentes prestaciones que pueden darle tanto al público en general como a otras compañías cinematográficas, con las que ha participado en varios cortos, como LaVida Films, La Catrina Films y Circulo Teatral.




Entre los proyectos que han tenido reconocimientos en festivales de Argentina, España, Portugal y México se encuentran: Emma (2005) y Aire (2014, basado en una canción de la banda Mecano), este último tuvo mención especial en ocho diferentes certámenes independientes internacionales.


Sin duda, Romy tiene mucho terreno por delante. Por ahora, está enfocada en terminar el cortometraje Upper, proyecto escrito y protagonizado por Karoline Kovac, el cual narra el desafío de una chica que quiere convertirse en la mejor boxeadora. Este proyecto empezó en 2017 y podría estar listo en 2019; posteriormente, uno de los sueños de la cineasta es realizar su primer largometraje.

Puerta Escénica - Tu acceso al arte.

¿Te gustaría saber cuáles son los siguientes proyectos de Romy Quiroz y KLEPKA Producciones? ¡Visita nuestras redes sociales para saberlo!

#Cine #RomyQuiroz #Deporte #Cortometrajes #KLEPKAProducciones

  • Telegram
  • whast apps