baner Puerta cuarto acto.jpg
Cartel-bojiganga.jpg

Recibe "La Cartelera Digital" de eventos culturales independiente en tu correo y celular, SUSCRÍBETE

El teatro te da posibilidad de conocerte a ti mismo

"Colocarte en el lugar de otras personas te da la oportunidad de conocerte a ti mismo"


El teatro puede darte esa oportunidad ( ya les había contado que es una de las actividades que disfruto ver y apreciar ¿verdad?), pero en esta ocasión, experimenté algo nuevo que me dejó con “la boca abierta”.


“La casa de los deseos” es una representación de la compañía de teatro Carlos Ancira, bajo la dirección de Pablo Moreno, representada por más de 20 años en la ciudad de puebla, donde su principal objetivo es contemplar con los ojos cerrados la obra de teatro, así es, a OJOS CERRADOS - bueno, nos ponen unos antifaces en los ojos para no ver nada obviamente-.


Esta obra nos cuenta la historia de una familia de cirqueros y sus confrontaciones a la hora de la función; quisiera comentar que a diferencia de otras obras teatrales, ésta nos da un trato completamente diferente, pues todo lo disfrutamos desde el punto de vista de una persona ciega, por dicha razón, decido compartir mi experiencia como asistente a esta magnífica obra.


En el área de taquilla, nos pidieron apagar los celulares, después, nos repartieron unos antifaces para poder así, experimentar al máximo nuestros sentidos, en especial la imaginación, pero también el auditivo y sobre todo el olfativo; confiando en las personas que asistimos, teníamos la responsabilidad de ayudarnos mutuamente (desde aquí la sensación que experimenté, se convirtió en esas experiencias favoritas que recordé toda la vida) porque todos nos apoyamos para trasladarnos al lugar donde se iba a dar el encuentro teatral; caminamos, nos tropezamos, nos reímos y todo de una manera sana y recreativa; después nos signaron nuestros lugares, una vez sentados inició la obra.


La única herramienta que utilizamos para poder entender la obra fueron los sentidos del oído, el tacto, el gusto y la imaginación; cada uno de los presentes estaba creando su propia historia visual.

La interacción que los actores tienen con el público, hace que te sientas como si de verdad estuvieras en el circo, desapareciendo la cuarta pared.

En cuanto comienza la historia, nos sentimos ya parte de ella, como si tuviéramos nuestro propio papel, nos dieron palomitas y botana, así, a lo largo de la obra y con el uso de mi imaginación, se llevó a cabo toda la obra de teatro. Gracias a esto, tuve muchas emociones como: tristeza, enojo, felicidad, en ciertas ocasiones me reí, en otras me fastidié y en otras quería huir.


El trato que obtuve por parte del la compañía, junto a la reflexión que te deja la obra, es simplemente perfecto.

Con esta obra, aprendí que no necesitamos tanto para poder crear algo mágico y especial, también aprendí que, siempre tenemos que ayudar a las personas con alguna discapacidad, colocándonos en el lugar de otros, para comprender su sentir y sus necesidades.


Otra de las sorpresas que me llevé, es que al final de la obra, después de los aplausos nos hacen quitarnos el antifaz para presentarnos el elenco, y me sorprendió que uno de los actores perdió su vista, contándonos su experiencia con la sociedad...


Así que, los invito ayudar a las personas que son diferentes a nosotros pero a la vez, a nosotros mismo que podemos ser mejores.... Nos vemos en la próxima


#Aprendizdeteatro #SoyLupita


  • Telegram
  • whast apps